Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘memoria’


Hola,

Por considerar importante conocer la situación geológica del lugar donde vivimos, sin muchos preámbulos ni explicaciones, anexo el siguiente documento titulado:

Grupos de Sismología e Ingeniería de la UNAM. Nota Informativa.

 

​Donde además puede verse una comparativa​ con los sismos de 1985 y lo que podría suceder en el futuro.

 

Saludos cordiales,

Dra. Consuelo Farías-van Rosmalen.

Read Full Post »


Hola,

¡MUCHAS FELICIDADES A MIS MAESTR@S, ESTÉN DONDE ESTÉN EMPEZANDO POR JAN,…, MIS ESTUDIANTES,…, LOS PEQUEÑITOS Y TODOS, TODOS LOS QUE TANTO ME HAN ENSEÑANDO!

Envío en esta ocasión, a propósito del Examen de Maestría de Pablo con el tema de Convergencias. El arquitecto y la pintura cuya invitación acabo de enviar, la obra de un arquitecto-pintor o pintor-arquitecto, que es muy interesante  por la forma en que expresa las cuestiones de la vida y de la arquitectura en su pintura. Él es Federico Babina, un arquitecto italiano que radica en Barcelona. No dejes de verlas todas están interesantísimas, hay incluso de México y Barragán. No le falta nada. De esta serie Archiatric no te pierdas el video. Otro súper link con nuevas series: Archimachine​.
¿Será Semiótica? Ya luego algunos de mis maestros-colegas me enseñarán. He aquí una de las pinturas-arquitecturas referidas, espero que te gusten y pases un buen rato viéndolas, vale la pena.

 

 

Saludos cordiales,

 

Dra. Consuelo Farías-van Rosmalen.

 

Read Full Post »


¡Muchas felicidades a todas las madres!

Cómo celebración les envío una flor especial y un pequeño cuento también especial, espero que les guste.

La flor: Bleeding Hearts o Corazones Sangrantes.​

 

La historia: En el útero materno, o, ¿Tú crees en Mamá?

De: Útmutató un Léleknek (escritor húngaro).

 

En el vientre de una mujer embarazada se encontraban dos bebés. Uno pregunta al otro:

-¿Tú crees en la vida después del parto?

– Claro que sí. Algo debe existir después del parto. Tal vez estemos aquí porque necesitamos prepararnos para lo que seremos más tarde.

– ¡Tonterías! No hay vida después del parto. ¿Cómo sería esa vida?

– No lo sé pero seguramente… habrá más luz que aquí. Tal vez caminemos con nuestros propios pies y nos alimentemos por la boca.

– ¡Eso es absurdo! Caminar es imposible. ¿Y comer por la boca? ¡Eso es ridículo! El cordón umbilical es por donde nos alimentamos. Yo te digo una cosa: la vida después del parto está excluida. El cordón umbilical es demasiado corto.

– Pues yo creo que debe haber algo. Y tal vez sea sólo un poco distinto a lo que estamos acostumbrados a tener aquí.

– Pero nadie ha vuelto nunca del más allá, después del parto. El parto es el final de la vida. Y a fin de cuentas, la vida no es más que una angustiosa existencia en la oscuridad que no lleva a nada.

– Bueno, yo no sé exactamente cómo será después del parto, pero seguro que veremos a mamá y ella nos cuidará.

– ¿Mamá? ¿Tú crees en mamá? ¿Y dónde crees tú que está ella?

– ¿Dónde? ¡En todo nuestro alrededor! En ella y a través de ella es como vivimos. Sin ella todo este mundo no existiría.

– ¡Pues yo no me lo creo! Nunca he visto a mamá, por lo tanto, es lógico que no exista.

– Bueno, pero a veces, cuando estamos en silencio, tú puedes oírla cantando o sentir cómo acaricia nuestro mundo. ¿Sabes?… Yo pienso que hay una vida real que nos espera y que ahora solamente estamos preparándonos para ella…

 

​Un abrazo afectuoso para todas,

 
Dra. Consuelo Farías-van Rosmalen.

 

​PS. Dedicado a dos madrecitas especiales para mí: Marijke y Johanna.​

Read Full Post »


Hola,

¡Felices Pascuas y una sonrisa!

Resultado de imagen para huevos de pascua originales
Resultado de imagen para huevos de pascua originales
 
Saludos cordiales,

Dra. Consuelo Farías-van Rosmalen.

Read Full Post »


No dejes de ver el: Cajón paranoico 66:  Recordando a Salvador Dalí.

 

A 25 años de su fallecimiento, uno de los Grandes Maestros del Grupo de materias Pensamiento urbano-arquitectónico contemporáneo PUAC y su Método paranoico crítico MPC mediante la adopción, adaptación y aplicación realizada por Rem Koolhaas.

 

A un año de la demolición del Nederlands Dans Theater (NDT).

 

Saludos cordiales,

Dra. Consuelo farías-van Rosmalen.

Read Full Post »


In Memorian: Zygmunt Bauman.

 

Aquí sólo algunos de sus pensamientos:

“El arte de romper relaciones y salir ileso de ellas supera ampliamente el arte de componer relaciones”.

 

“Además de tratarse de una economía del exceso y los desechos, el consumismo es también, y justamente por esa razón, una economía del engaño. Apuesta a la irracionalidad de los consumidores, y no a sus decisiones bien informadas tomadas en frío; apuesta a despertar la emoción consumista, y no a cultivar la razón.”

 

“La nuestra es una sociedad de consumo: en ella la cultura, al igual que el resto del mundo experimentado por los consumidores, se manifiesta como un depósito de bienes concebidos.”

 

“El consumismo actúa para mantener la contrapartida emocional del trabajo y de la familia. Expuestos a un continuo bombardeo publicitario a través del promedio diario de tres horas de televisión (la mitad de su tiempo libre), los trabajadores son persuadidos de “necesitar” más cosas.”

 

“Los celulares ayudan a estar conectados a los que están a distancia. Los celulares permiten a los que se conectan… mantenerse a distancia”.

 

“Ésa es la materia de la que están hechos los sueños, y los cuentos de hadas, de una sociedad de consumidores: transformarse en un producto deseable y deseado.”

 

Resultado de imagen para zygmunt bauman frases

 

 

Zygmunt Bauman por todo lo que hiciste ver a los que te conocieron, Gracias.


Un homenaje de la Dra. Consuelo Farías-van Rosmalen y del Grupo de materias PUAC Pensamiento urbano-arquitectónico contemporáneo, del Posgrado de Arquitectura de la UNAM.


Zygmunt Bauman ha sido uno de nuestros Grandes Maestros con su sabiduría y buen humor, pero sobre todo por hacer visible la liquidez en la que se ha convertido todo, incluso la vida misma. Ojalá que sus aportaciones toquen fondo.


No ha habido un sólo semestre de los Seminarios de Filosofía y Pensamiento urbano-arquitectónico contemporáneo que imparto en que no esté presente.

 

 

 

Read Full Post »


Hola,

Para concluir el ciclo de estas fiestas y abusando de tu amabilidad, voy a dejar que cada uno de los Reyes Magos te cuenten cuentos, no sin antes agradecerte haber recibido esta serie de emails navideños de 2016-2017, para los cuales hube de leer muchos, muchísimos cuentos y seleccionar los que finalmente fui enviando y que espero te hayan provocado emociones de diversa índole.

 

Melchor te contará:

 

Resultado de imagen para el verdadero amigo

 

La leyenda del verdadero amigo

 

Dice una linda leyenda árabe que dos amigos viajaban por el desierto y en un determinado punto del viaje discutieron.

El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena:

HOY, MI MEJOR AMIGO ME PEGÓ UNA BOFETADA EN EL ROSTRO.

Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde resolvieron bañarse.

El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo.

Al recuperarse tomó un estilete y escribió en una piedra:

HOY, MI MEJOR AMIGO ME SALVÓ LA VIDA.

Intrigado, el amigo preguntó:

¿Por qué después que te lastimé, escribiste en la arena y ahora escribes en una piedra?

Sonriendo, el otro amigo respondió:

Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo; por otro lado cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo.

 

Gaspar te contará la historia de:

 

Imagen relacionada

 

El buscador

Jorge Bucay (“Cuentos para Pensar”)

 

Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como un buscador…

Un buscador es alguien que busca, no necesariamente alguien que encuentra. Tampoco es alguien que, necesariamente sabe qué es lo que está buscando, es simplemente alguien para quien su vida es una búsqueda.

 

Un día, el buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. El había aprendido a hacer caso riguroso a estas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo, así que dejó todo y partió.

 

Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos divisó, a lo lejos, Kammir. Un poco antes de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero le llamó mucho la atención.

 

Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadores; la rodeaba por completo una especie de valla pequeña de madera lustrada.

 

Una portezuela de bronce lo invita a entrar. De pronto, sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en ese lugar. El buscador traspasó el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles.

 

Dejó que sus ojos se posaran como mariposas en cada detalle de este paraíso multicolor. Sus ojos eran los de un buscador, y quizás por eso descubrió, sobre una de las piedras, aquella inscripción…

 

Abdul Tareg, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días se sobrecogió un poco al darse cuenta de que esa piedra no era simplemente una piedra, era una lápida.

 

Sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en ese lugar. Mirando a su alrededor el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado también tenía una inscripción. Se acercó a leerla, decía: Yamir Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas.

 

El buscador se sintió terriblemente conmocionado. Este hermoso lugar era un cementerio y cada piedra, una tumba. Una por una, empezó a leer las lápidas. Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto.

 

Pero lo que lo conectó con el espanto, fue comprobar que el que más tiempo había vivido sobrepasaba apenas los 11 años… Embargado por un dolor terrible se sentó y se puso a llorar.

 

El cuidador del cementerio, pasaba por ahí y se acercó. Lo miró llorar por un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar.

 

No, ningún familiar dijo el buscador, ¿qué pasa con este pueblo? ¿qué cosa tan terrible hay en esta ciudad? ¿Porqué tantos niños muertos enterrados en este lugar? ¿cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que los ha obligado a construir un cementerio de chicos?

 

El anciano se sonrió y dijo:

Puede Usted serenarse. No hay tal maldición. Lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré.

 

Cuando un joven cumple quince años sus padres le regalan una libreta, como ésta que tengo aquí, colgando del cuello. Y es tradición entre nosotros que a partir de allí, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abre la libreta y anota en ella:

 

A la izquierda, qué fue lo disfrutado… a la derecha, cuánto tiempo duró el gozo.

Conoció a su novia, y se enamoró de ella.

¿Cuánto tiempo duró esa pasión enorme y el placer de conocerla?, ¿una semana?, ¿dos?, ¿tres semanas y media?…

Y después… la emoción del primer beso, el placer maravilloso del primer beso, ¿cuánto duró?

¿el minuto y medio del beso?, ¿dos días?, ¿una semana?…

¿y el embarazo o el nacimiento del primer hijo…?

¿y el casamiento de los amigos…?

¿y el viaje más deseado…?

¿y el encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano…?

¿Cuánto tiempo duró el disfrutar de estas situaciones?

¿horas?, ¿días?…

Así… vamos anotando en la libreta cada momento que disfrutamos, cada momento.

 

Cuando alguien se muere, es nuestra costumbre, abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado, para escribirlo sobre su tumba, porque Ese es, para nosotros, el único y verdadero tiempo VIVIDO.

 

Baltasar te contará que:

 

Imagen relacionada

 

Estamos de Paso

Gonzalo Gallo González

 

En el siglo pasado un turista visitó al famoso rabino polaco Hofetz Chaim. Se quedó asombrado al ver que la casa del rabino consistía sencillamente en una habitación atestada de libros. El único mobiliario lo constituían una mesa y una banqueta.

 

-Rabino, ¿Dónde están tus muebles?, preguntó el turista.

-¿Dónde están los tuyos?, replicó Hofetz.

-¿Los míos?, pero si yo sólo soy un visitante… estoy aquí de paso.

-Lo mismo que yo, dijo el sabio rabino”.

 

Y claro, no podemos olvidar a Artabán, haya o no existido, que primero te pedirá:

 

Resultado de imagen para valores

 

VALORAR LO QUE TIENES

 

Si te has despertado hoy con más salud que enfermedad, estás más bendito que el millón que no va a sobrevivir esta semana.

Si nunca has conocido los peligros de la guerra, la soledad de la prisión, la agonía de la tortura, los dolores del hambre, estás delante de 500 millones de personas en el mundo.

Si puedes ir a la iglesia o el templo sin ser perseguido, arrestado, torturado o asesinado… estás más bendito que 3 mil millones de personas en este planeta.

Si tienes comida en tu nevera, llevas la ropa limpia, si tienes un techo encima de tu cabeza y un lugar seguro donde dormir, estás más rico que el otro 75 %.

Si tienes dinero en el banco, en tu cartera, y unas monedas en una jarra en tu casa, eres parte del 8 % de la población próspera del mundo entero.

Si tus padres están todavía vivos y casados, eres poco común…

Si llevas una sonrisa en tu cara, y estás agradecido por todo estás bendito, porque la mayoría de la gente lo puede hacer pero no lo hace.

Si puedes leer este mensaje has recibido una doble bendición, ya que, primero alguien ha pensado en ti, y segundo, tienes más suerte que 2 mil millones de personas que no saben leer.

 

Después Artabán te hablará sobre cómo acomodar:

 

 

Piedras

 

Un experto asesor de empresas en Gestión del Tiempo quiso sorprender a los

asistentes a su conferencia.

Sacó de debajo del escritorio un frasco grande de boca ancha. Lo colocó sobre

la mesa, junto a una bandeja con piedras del tamaño de un puño y preguntó:

¿Cuantas piedras piensan que caben en el frasco?.

Después de que los asistentes hicieran sus conjeturas, empezó a meter piedras

hasta que llenó el frasco. Luego preguntó:

¿Está lleno? Todo el mundo lo miró y asintió. Entonces sacó de debajo de la mesa

un cubo con gravilla. Metió parte de la gravilla en el frasco y lo agitó. Las

piedrecillas penetraron por los espacios que dejaban las piedras grandes. El

experto sonrió con ironía y repitió:

¿Está lleno? Esta vez los oyentes dudaron: Tal vez no. ¡Bien!. Y puso en la mesa

un cubo con arena que comenzó a volcar en el frasco. La arena se filtraba en los

pequeños recovecos que dejaban las piedras y la grava. ¿Está lleno? preguntó de nuevo.

¡No!, exclamaron los asistentes. Bien, dijo, y cogió una jarra de agua de un litro

que comenzó a verter en el frasco. El frasco aún no rebosaba. Bueno, ¿qué hemos

demostrado?, preguntó.

Un alumno respondió: Que no importa lo llena que esté tu agenda, si lo intentas,

siempre puedes hacer que quepan más cosas. ¡No!, concluyó el experto:

lo que esta lección nos enseña es que si no colocas las piedras grandes primero,

nunca podrás colocarlas después.

¿Cuales son las grandes piedras en tu vida?. ¿Tus hijos, tus amigos, tus sueños,

tu salud, la persona amada?

Recuerda, ponlas primero. El resto encontrará su lugar.

 

Y finalmente, para demostrar que puede ser tan buen cuentacuentos como cualquiera, Artabán te contará que:
Resultado de imagen para muerte morirse
Una cosa es hablar de la muerte y otra muy distinta morirse.

 

-El pronóstico es malo.

Javier percibió con claridad que pese al esfuerzo del médico de edulcorar la situación, sus días estaban contados.

-Cuánto tiempo me queda?, -preguntó a quemarropa.

Sorprendido, el doctor continuó moderando sus respuestas.

-Uno, dos años…

Su tono transmitía que el tiempo real era mucho menor. Seis meses? Tres? Y cuánto de ese tiempo sería con una calidad de vida razonable, antes del desbarranco final?, se preguntó Javier.

Qué vida inútil, pensó. Todo el tiempo corriendo atrás de espejismos, para que a los cincuenta años y sin previo aviso, se termine el partido. Qué absurdo todo, se lamentó para sus adentros.

Inmediatamente apareció el recuerdo de sus hijos. Dos adolescentes a los que adoraba, y a quienes había prestado muy poca atención, por estar siempre trabajando. Cuántas veces lo habían invitado a jugar, y él les contestaba que esperaran un ratito mientras terminaba lo que estaba haciendo. Como era obvio, ese momento nunca llegaba.

Los chicos aprendieron que con el papá no se podía jugar. No era que ellos estaban en un mundo de fantasía; era él quien en estaba en un mundo de tensiones y seriedad. Y aunque ellos no lo supieran, más fantasioso. Ese solía ser el universo de los adultos. Las fantasías en los niños producían alegría; en los adultos, frustración.

Se emocionó al pensar en todos los besos que no les había dado cuando tenían tres o cinco años. Se le humedecieron los ojos al tomar conciencia de todos los abrazos no dados. Se había pasado la vida librando batallas en pos de objetivos que ahora se revelaban vacíos.

En una caída libre que parecía no tener fin, sintió melancolía al no haber seguido con su ex mujer. Por qué nos separamos si los dos éramos buenas personas, y no tan distintos el uno del otro?, -se lamentó. Por qué la vida puede ser tan cruel y sin sentido?

Con lágrimas en los ojos sintió la impotencia por no haberle dado a sus hijos una familia unida; la presencia de dos padres amorosos que se llevan razonablemente bien. Sería mucho pedir?

Vino a su mente su hija menor, quien no tenía recuerdos de sus padres juntos, ya que se habían separado cuando tenía un año. Tres años más tarde y al descubrir que su padre era una buena persona, con apenas cuatro años había tenido una idea excepcional:

-Papi, quiero que te pongas de novio con mamá, -le pidió, pensando que ellos nunca habían estado juntos.

Javier casi se muere de un infarto en ese entonces, y ahora también al recordar la situación. Nada más desgarrador que frustrar a un hijo cuando hace un pedido tierno y razonable.

Se dio cuenta que en estos instantes cruciales, no tenía un solo pensamiento referido a sus proyectos, que lo habían capturado en cuerpo y en alma. Cómo era posible?

Tomó conciencia que en la hora de la verdad solo importaban los vínculos. Los besos y abrazos que había dado, las conversaciones a corazón abierto que había tenido con sus hijos, algunos pocos familiares y amigos, y lo que había ayudado.

Era posible que se hubiera pasado la vida equivocado? Dónde había surgido semejante malentendido?

Tanto guerrear con su ex en pos de nada. Sintió ganas de pedirle perdón y abrazarla.

Recordó a las personas que había traicionado. La razón había sido siempre la misma: lograr sus objetivos, con un egoísmo que le impedía ver a quien tenía enfrente. Como si el premio por lograr superara al de conectar y encontrarse con otra alma.

El médico lo miraba compasivo, percibiendo el encuentro del paciente con su propio dolor.

-Esto es todo?, -preguntó Javier.

-Por hoy le diría que sí. En una semana definimos los pasos a seguir.

-No; -lo cortó Javier con una triste sonrisa. -Le preguntaba si esto era todo lo que la vida tenía para ofrecer.

Mientras el médico permanecía en un respetuoso silencio, Javier supo que la vida ofrecía mucho más, pero que los hombres solían ignorarlo.

-Por qué no me habré dado cuenta de esto, no digo a mis veinte, pero al menos a mis cuarenta años?

-No sé si le servirá de consuelo, pero por lo que me toca ver en este consultorio, los seres humanos aprendemos a vivir recién cuando nos estamos por morir, -dijo el médico con voz suave.

El paciente lo miró pensativo. Después de un largo silencio, le dijo:

-Entonces hágame un favor; deje su consultorio e invierta el tiempo de vida que le quede en contarle esto a las personas sanas.

-Lo he pensado muchas veces, -contestó el profesional mirando al piso. –Pero sé que no va a servir de mucho.

-Entiendo…

Después de unos instantes, Javier se paró para irse. –Me voy. Es la primera vez en mi vida, que realmente no tengo tiempo que perder.

Saludos cordiales,

Dra. Consuelo Farías-van Rosmalen.

 

 

Read Full Post »

Older Posts »