Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 abril 2010


¡Bienvenida a los compañeros de la generación 2011!

Estimados compañeros,

El Taller PUAC les brinda una calurosa bienvenida, esperamos ver a muchos de Ustedes en las materias del ‘combo’ PUAC, pero sobre todo en el Taller de Investigación PUAC como tutorandos. Si tienen dudas sobre el tema a escoger o cómo plantearlo en su Protocolo de investigación, o de cualquier otro asunto, no duden en acercarse, con seguridad podrán despejarlas con la ayuda de los ‘PUACs’ y ‘ExPUACs’ y claro, de la mía también. Esperamos conocerlos el 21 de mayo próximo, día en que nos asignaron un fragmento de tiempo del Curso Propedéutico para ello, allí estaremos personalmente, tanto sus futuros compañeros como yo, para platicar con Ustedes sobre las materias que conforman el ‘combo’ PUAC y el Taller PUAC. Mientras tanto puedes ir viendo la Estrategia Educativa y lo que ofrece el grupo PUAC: temática del Taller, de las materias y muchas cosas más. Por el momento les preparé lo siguiente junto con una estupenda presentación, no dejen de verla:

¿Cómo entienden la ciudad los ‘otros’?

Orhan Pamuk, escritor, lo hace ejemplarmente. Como muestra algunos botones:
(Estambul. Ciudad y recuerdos)

En turco la palabra Hüzün quiere decir amargura en un sentido, y melancolía en otro.
“…Para comprender los orígenes de la profunda amargura que despertaba en mí el Estambul de mi infancia hay que acudir por un lado a la Historia, a los resultados del desplome del Imperio otomano, y por otro, a la manera en que se ha reflejado en los ‘hermosos’ paisajes de la ciudad y en su gente. En Estambul, la amargura es tanto un importante sentimiento de la música local y un término fundamental de la poesía como una manera de ver la vida, una actitud mental y lo que supone el material que hace a la ciudad ser lo que es. Como contiene todas las particularidades al mismo tiempo, es un estado espiritual que la ciudad ha hecho orgullosamente suyo, o que aparenta hacerlo.
Por esa razón es un sentimiento que se considera tanto negativo como positivo.

“…Ahora llegamos a lo que diferencia la melancolía de la amargura. Nos aproximamos no a la melancolía que siente una persona individualmente, sino a ese sentimiento oscuro compartido por millones, a la amargura. Estoy intentando hablar de la amargura de toda una ciudad, de Estambul.

“Cuando llegamos a sentir correctamente esta emoción y los paisajes, los rincones y la gente que la extienden por la ciudad, cuando nos formamos en ella, llega un momento en que, mires donde mires, la sensación de amargura se hace tan patente en la gente y en los paisajes como la bruma que comienza a moverse poco a poco en las aguas del Bósforo las frías noches de invierno cuando de repente sale el sol.

“Entre los dieciséis y los dieciocho años, por un lado, como un occidentalizador radical, quería que la ciudad y yo fuéramos absolutamente occidentales, pero por otro quería pertenecer al Estambul que amaba con mi instinto, con mis costumbres y mis recuerdos. Al hacerme mayor e ir perdiendo la capacidad que tenía de niño de mantener en distintos rincones de mi mente esas dos pretensiones (un niño puede soñar sin problemas que en el futuro será un vagabundo y también un importante científico) fui convirtiéndome lentamente en un hombre amargo. Comprendía
desesperado que Estambul no era lo bastante moderno, que le llevaría mucho tiempo librarse de su pobreza y su miseria, deshacerse del sentimiento de derrota que la oprimía, y podríamos decir que me apenaban la vida que llevaba y la ciudad. De esa manera, según crecía se fue filtrando en mi alma la amargura que todo Estambul hace suya con resignación pero también con orgullo. Pero ¿era la misma amargura o la ‘amargura’ de claudicar ante la de la ciudad?

“¿Acaso el misterio de Estambul consiste en la pobreza que se vive junto a la Historia insigne, en que continúe en secreto su vida de comunidad y barrio cerrada sobre sí misma a pesar de estar totalmente abierta a influencias externas, en que tras sus bellezas monumentales y naturales volcadas al exterior la vida cotidiana se base en
unas relaciones frágiles y desvencijadas? Pero cualquier cosa que digamos sobre las características generales de una ciudad, sobre su alma o su esencia, acaba convirtiéndose en forma indirecta en una confesión sobre nuestra vida y,
especialmente, sobre nuestro estado espiritual. La ciudad no tiene otro centro sino nosotros mismos.

“…Los restos de la antigua textura de la ciudad, hecha de madera y piedra, en la que se entrecruzaban de una manera especial la Historia con las ruinas, las ruinas con la vida y la vida con la Historia, y el placer de ir a barrios lejanos me parecían un ‘segundo mundo’ prácticamente listo para ocupar el lugar de aquel amor por la pintura que tanto me preocupaba que se agotara. ¡Quería sumergirme en aquella confusión azarosa y poética! De la misma forma que en mi niñez me escapaba al segundo mundo, al de la fantasía, cuando me aburría de estudiar en casa de la abuela, ahora me perdía por Estambul cuando me aburría de estudiar arquitectura. También podría decirse que quería obtener cuanto antes la amargura, ese destino inevitable, el precio de vivir en Estambul, y descansar por fin.

Ahora ve la presentación a ver qué te parece. Espero que te guste, pero lo más importante ¿Tú cómo ves tu ciudad? ¿Con amargura y melancolía?

Istambul Turkey

Saludos cordiales,

Dra. Consuelo Farías-van Rosmalen.
“En la vida y en el trabajo lo más interesante es convertirse en algo que no se era al principio. Si se supiera al empezar un libro lo que se iba a decir al final, ¿cree usted que se tendría el valor para escribirlo? Lo que es verdad de la escritura y de la relación amorosa también es verdad de la vida. El juego merece la pena en la medida en que no se sabe cómo va a terminar.”  Michel Foucault.

Read Full Post »


Desarrollo cuántico de la Ciudad de México

La Ciudad de México, al igual que muchas de las grandes ciudades del mundo, durante el siglo XX tuvo un desarrollo cuántico, en cuanto a sus dimensiones y formas. Desde la ampliación y control del territorio físico, hasta la densificación de una superficie, que hoy en día muestra una imagen bastante distante a sus orígenes.

Descarga el archivo en el siguiente link, para que disfrutes del salto cuántico generado por el desarrollo en el tiempo de la Megalópolis Mexicana.

Ciudad de México Ayer

Read Full Post »