Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 noviembre 2009


[la ciudad cambiante. el tiempo como materia del espacio]

MartínPérez Cordero

Hipó(tesis)

Si la arquitectura no se concibe como estática ni permanente, sino definida por una temporalidad, si a la ciudad no se le concibe inamovible sino como un ente en constante cambio; entonces resulta factible el recurso dinámico como estrategia para conformar la ciudad del siglo XXI.

“Si debe haber un nuevo urbanismo no se sustentará sobre los fantasmas gemelos del orden y la omnipotencia; será la puesta en escena de la incertidumbre, ya no se ocupara de disponer objetos más o menos permanentes”[1]

La arquitectura debe replantearse ahora su condición de inmovilidad en el tiempo y en el espacio, esa condición de inamovilidad donde el objeto urbano arquitectónico pasa a ser una máquina de captura del movimiento, así como su condición de perdurabilidad; ya que es cada vez menos lo perdurable en el mundo actual.

La arquitectura del espacio debiera serlo del tiempo, de un tiempo que entienda la transitoriedad de los cambios; yuxtaposiciones y conexiones de estratos espacio-temporales, una arquitectura que no anhele una vida de 500 años –o más-, porque sabe de antemano que una pretensión tan grande de nada servirá en un mundo donde los cambios se aceleran cada vez más y lo estático se encuentra en extinción.

Las obras arquitectónicas tienen un carácter peligroso y escasamente contemplado: su componente temporal de estadía en el espacio que conforma y constituye. Una indeterminación y una gran expectativa del porvenir, donde las transformaciones implican una cierta destrucción y un nuevo orden de estructuras.

Hoy nos encontramos en ciudades con aires trascendentes, contrario a una ciudad donde la permanencia se dé en la búsqueda y no en el resultado la ciudad contemporánea tanto de magnanimidad como de egoísmo estrecho, hecha de materia dura y persistente con una horrorosa y brutal producción de masas, en una aglomeración explosiva, donde es casi ya un hecho, que todo lo que se produce se hace en grandes cantidades, así también la ciudad.

Si los seres humanos somos en tanto que temporales, la arquitectura nos acompaña en dicha temporalidad, en ese proyectar y construir espacios en los que discurre la vida, una temporalidad limitada y finita, donde esos valores ligados a la estabilidad y la resistencia, de elementos estables y duraderos que garantizaran su permanencia, se diluyen cada vez más. Se pretende un cambio de visión en la producción de la ciudad, una temporalidad pensada para un entorno fluctuante. La ciudad se transforma en continuo y expresa ese cambio, no únicamente lo hace en sus contextos, en sus ritmos y movimientos, del mismo modo sucede con sus habitantes que la perciben.

Con(texto).

La movilidad introduce en el pensamiento la noción del tiempo y del devenir, ese continuo trastorno que ocurre en la realidad, donde la visión no-lineal, imprevisible e intuitiva se hace presente abriendo senderos hacia una nueva arquitectura de fuerzas que se distorsionan cuando entran en contacto con una realidad cambiante, ahora la ciudad y la complejidad son actualmente sustantivos complementarios y está clama una organización de procesos dinámicos, por una correspondencia con espacios evolutivos, no tradicional sin imagen y sin materia, ágil y volátil , mutable de aspecto e ideología es hoy la realidad a la que se enfrentan los arquitectos contemporáneos.

La ciudad contemporánea no es más ya una forma única ni un solo lugar, un movimiento aislado; sino múltiples movimientos, acciones y experiencias inmersos en una simultaneidad de eventos que se conciben dentro de una dicotomía expresa, por un lado: ciudades de tradicionalismo dogmático, de presunta estabilidad -al menos arquitectónica  y urbana-, de una negación a las vicisitudes… de apariciones duraderas; por otro lado: una ciudad colérica por la inamovilidad, sedienta de cambio, de transformaciones necesarias y flujos constantes, anhelante de desapariciones duraderas.

Una ciudad que funciona a base de la transpiración y la evaporación de flujos, procesos en permanente actividad y evolución constante; donde ninguna totalidad es perceptible sino en cada una de las partes que lo componen, un entramado de senderos aleatorios, de un caos azaroso donde el destino es indefinido y se rigen por la transitoriedad de eventos que en ellas suceden.

Con(tempo)ráneo.

La realidad no es permanente, inmóvil, firme: es un ente en movimiento …

La realidad se convulsiona a merced de las trasformaciones de aquello inaccesible al pensamiento, de los cambios ilusorios, de las variaciones culturales, de los devenires históricos, de los continuos de cada momento… una nueva realidad se avecina a cada instante, en un presente que no es sino fugaz y efímero; adentrarnos en las incertidumbres del porvenir al habitar un territorio en permanente tránsito es necesario.

Si un componente caracteriza a la sociedad, la cultura y la ciudad contemporáneas es su condición de permanente movilidad; donde lo sólido se desvanece, lo estructurado se desintegra, lo continuo se fractura y lo estable se hace obsoleto…

Por(venir).

Tanto la complejidad como la incertidumbre son condiciones inevitablemente necesarias en toda hipótesis referente al futuro de las ciudades, que deben ser entendidas en una cultura del devenir y de la transformación, sustituyendo así los programas resolutivos por estrategias a su vez en constante adecuación y cambio; viviendo un presente en que admitimos al absoluta provisionalidad de lo realizado.

Estamos tan solo en condiciones de asegurar la inestabilidad de los hechos, la fluctuación de los mismos, la multiplicidad de posibilidades.


[1] Rem Koolhaas & Bruce Mau, “S, M, L, XL”, Monacelli Press, Subsequent, Italia, 1997, pp.1376.

 


Read Full Post »


Abstract. 3.0

Costuras Espacio-temporales. Trazas de inmanencia en el espacio urbano-arquitectónico.

Arq. Angel Rivero

“¿Qué pasa sobre el cuerpo de una sociedad? Flujos, siempre flujos, y una persona siempre es un corte de flujo. Una persona, es un punto de partida para una producción de flujos, un punto de llegada para una recepción de flujos, de flujos de todo tipo; o bien una intersección de muchos flujos.”

Gilles Deleuze. [1]

El enunciado: el movimiento.

Al hablar de ciudad y arquitectura como dos partes inseparables de un mismo enunciado –lo urbano-arquitectónico -, estamos dando por hecho que existe una interrelación entre ambas; una oscilación constante que nos habla, evidentemente, de un movimiento inmanente. Para alcanzar este enunciado, se requiere dejar de ver la arquitectura aislada de la ciudad, y al mismo tiempo, dejar de ver la ciudad como un estrato alejado de la arquitectura. Y es justamente concientes de este movimiento, que vemos el cuerpo de un sistema de relaciones urbano-arquitectónicas, como lugar de observación y estudio potencial para el desarrollo de esta tesis. No podemos ver el espacio de relaciones urbano-arquitectónicas o Costuras espacio-temporales, sin pensar en el movimiento.

¿Cómo es el movimiento en el espacio urbano-arquitectónico? El movimiento urbano-arquitectónico constituye una tríada de líneas de fuga en el campo de inmanencia de la ciudad. La primera de estas líneas, va en dirección al estrato de la locomoción como principal moldeador del espacio, que por medio del sistema de relaciones físicas constituyen diagramas de territorialidades [costuras espaciales]. La segunda, sucede como parte del sistema de relaciones, siendo la activación y sus fluctuaciones en el tiempo las que arman el potencial, reflejado en el espacio físico [costuras diagramáticas]; y una tercera, dirigida a un estrato más abstracto, pero no por ello irreal, que apunta a las relaciones entre la activación de un espacio heterocrónico construido y acumulado por el tiempo, recreando experiencias de viajes mentales y encontrando al mismo tiempo su expresión en el espacio físico [costuras temporales].

Costuras espaciales. Costuras diagramáticas.

El movimiento-muro. El ritornelo.

Diagramas urbano-arquitectónicos

Paradójicamente, mientras el sistema de movilidad y relaciones de las ciudades, construyen y fortalecien el macro-diagrama de flujos de la ciudad, [autopistas, calles, avenidas, ejes viales, sistemas de transporte masivo superficial y subterráneo], conectando estratos en una escala macro, la repetición cíclica de los diagramas de estas líneas de intensidades – igual a un ritornelo[2]-, van creando y delimitando territorios. Esta delimitación puede ser intencional-dirigida y/o emergente-capturada, entre tantas otras. Sistemas de ríos urbanos, que se convierten en límites, se materializan en el filum urbano. Un movimiento mecánico, marcando una cicatriz por medio de una estría. A este filum en los casos más brutales, lo llamaremos movimiento-muro, y al movimiento que atraviesa este muro lo llamaremos costura espacial.

La generación y captura de estos diagramas de movimiento [y su activación],  sobre estas estrías [físicas], constituyen un estrato, el estrato de movimiento. A través de ellos, se construyen costuras-diagramáticas, cuyo filum impacta al entorno, en una dirección. Y en el sentido contrario, el filum, genera y determina el diagrama. No se puede establecer cual de los dos es primero, en algunos casos, el diagrama surge como resultado de una singularidad, y en otros es el sistema mismo quien genera el filum, para permanecer.

Hipótesis 1.

Si en la actualidad vivimos en el tiempo de la acumulación, la construcción y multiplicación de territorios y micro-territorios que encuentran su lugar en el entorno urbano-arquitectónico, conformando un sistema de multiplicidad de capas (usuarios, programas, espacios, y tiempos yuxtapuestos y superpuestos); la interrelación entre estas capas se hace por medio de costuras espacio-temporales, las cuales activan el entorno desde el momento y el lugar presente.

Hipótesis 2.

Entendiendo que el movimiento es el enunciado de nuestra época, las costuras espacio-temporales en el espacio urbano-arquitectónico, constituyen el entorno a partir del desplazamiento físico y al mismo tiempo generan relaciones de tiempo y memoria.


[1] Curso de Gilles Deleuze en la Universidad de Vincennes, 16/11/1971.  Fuente: www.webdeleuze.com.

 

[2] El concepto del ritornelo es tomado de la meseta 1837. Del Ritornelo. Mil Mesetas. Deleuze-Guattari.

Read Full Post »


for.m.

forma.magnetismo.arquitectura

arq. Juan Pablo Monteslamas

Anacronismo

La arquitectura experimenta un intenso desfase histórico. Durante más de diez mil años de existencia, eso que llamamos arquitectura ha avanzado mínimamente respecto a la evolución del hombre y el pensamiento. El caso de la ciencia moderna, con sus cuatrocientos años de historia es un ejemplo a seguir, en tan poco tiempo y en contra de obstáculos tan fuertes ha generado ideas tan complejas como la teoría de la relatividad, la teoría de cuerdas, la teoría del caos.

M edusa

El mito de Medusa dice que era la más bella de las tres hermanas gorgonas, la única con apariencia humana. Poseidón quiso seducirla y la violó en el templo de Atenea –que era su enemiga desde que compitieron por el patronazgo de Atenas–. Atenea convirtió a Medusa en un monstruo con cabeza de serpientes, todo el que la miraba quedaba convertido en piedra. Con la ayuda de Atenea y Hermes, Perseo logró cortar la cabeza de Medusa.
La arquitectura: todo el que la ve queda petrificado, la arquitectura es inmóvil, incapaz de moverse rizomaticamente junto al hombre.

Estilo

Nuevas formas de ver. La arquitectura no siempre fue para el hombre. Los habitantes de la arquitectura eran seres inmóviles: dioses y muertos [Las pirámides de Egipto, el Taj Majal, los templos Góticos…] Esa arquitectura ya no es factible: el hombre está vivo, y se mueve: Nómada primero–sedentario luego–nómada otra vez.

Nuevas formas de pensar. Hemos pasado de pensar un mundo plano, geocéntrico, sobre tortugas infinitas, a un universo dinámico, en expansión, del monismo a lo múltiple, de lo simple a lo complejo, de lo estático a lo dinámico. “Y sin embargo se mueve”.

Nuevas formas de experimentar. ¿Puede la arquitectura existir tan peligrosamente?

Diagrama

En esta investigación el diagrama es el vínculo filosófico entre la forma, el movimiento y el magnetismo. El movimiento está situado en la confluencia de líneas molares del mapa de poder. El diagrama es la máquina abstracta que le da cohesión a la amalgama del magnetismo, la arquitectura y la forma entendida como un “diagrama de fuerzas”[1] y reinterpretada como “energía potencial”[2].

Hipótesis

Si pasamos de una consideración (estática) de la forma a un entendimiento (dinámico) de las fuerzas que la originan, la aplicación del magnetismo a la composición formal del diseño arquitectónico, generará nuevas propuestas morfológicas que impactarán la manera de habitar el espacio.


 

[1] D’ARCY Wentworth, Thompson. On growth and form. Cambridge University Press, 1961 (1917). Versión en español: Sobre el crecimiento y la forma. H. Blume Editores, Madrid, 1980, p. 12

[2] La energía potencial es la capacidad que tienen los cuerpos para realizar un trabajo, dependiendo de la configuración que tengan en un sistema de cuerpos que ejercen fuerzas entre sí.

 

forma.magnetismo.arquitectura

for.m.a.

Read Full Post »


DEL PORQUÉ DE LA ESTÉTICA, Y DE CÓMO LA ARQUITECTURA Y EL SUJETO COEXISTEN

Arq. Rubén Jacinto Mondragón

Dentro de un sistema en donde el individuo debe desenvolverse y actuar[1], y a la vez este, la mayor de las veces es abrumado por un sin fin de anuncios tanto televisivos, radiofónicos, o multimedia, cuya característica es dar un reconocimiento al sujeto que tenga la capacidad económica de comprar lo ofrecido, y al mismo tiempo marginando psicológica y socialmente a todo individuo que no puedan realizar compras de manera patológica.

Ya que el objetivo de las Propagandas es captar la atención del viandante, dando a cada producto ofrecido una valoración sobreestimada en su utilidad [como objeto], disminuyendo el valor real que puede proporcionar a través del uso, [tomando en cuenta que el valor, es un hecho ya dado y sin derecho a réplica por las empresas, y no por el sujeto al que va dirigido el producto], por tal motivo el valor se ha vulgarizado a tal grado que pareciera difícil quitarle todo lo innecesario al producto ofrecido, debido a esta saturación de imágenes mal intencionadas, es  necesarios detenernos por un momento en este laberinto de anuncios, y bombardeo de deseos[2] para hacernos una pregunta ¿En dónde queda la arquitectura?, ¿Cuál es el destino y el valor real del espacio, llámese urbano o arquitectónico? , y más aun, ¿Cuál es el fin de este [la arquitectura], y cuáles son los valores que se deben considerar en una época tan cambiante, y en una sociedad que desecha lo que aun no ha consumido o adquirido [comprado]?

Es por lo antes escrito que, considero indispensable, volver los pasos y reconfigurar los códigos implantados en nuestra educación profesional, empezando por la cuestión estética, la cual es el punto medular de la presente investigación.

Y no es que trate de desacreditar el pensamiento filosófico de la estética dado en tiempos anteriores, por el contrario, lo que se busca es tener una distorsión conceptual de esta [de lo estético], y permitirme manejar una línea enfocada al sujeto y de cómo este se apropia del espacio, teniendo así una estética mas allegada al viandante que al objeto mismo, generando una visión más critica al momento de diseñar, ya que el hecho hacer una arquitectura para todos los días[3] es motivo suficiente para entender el espacio como una línea de acción [memoria][4] que puede o no ser agenciada por el habitador, y por tal motivo dar las  pautas para que un lugar sea marginado o aceptado por el colectivo.

De esta manera se tendrían líneas de fuga en la cuestión estética de lo arquitectónico, desde lo social y lo temporal, dejando por un momento la cuestión formal propiamente dicha de las edificaciones.[5]

Hipótesis

Si la arquitectura es una profesión social, y como tal necesita dar respuesta a problemas sociales por medio de la determinación de espacios urbano – arquitectónicos, entonces es necesario entender la visión estética de la recepción y la participación, llevándonos así a un estética social en la producción arquitectónica.

Palabras clave: Distorsión estética – apropiación del espacio – memoria


[1] la actuación lo ayuda a poder mantener un estado de control sobre sí mismo, actuar frente ante el trabajo, la escuela, la familia, etc.

 

[2] teniendo en cuenta al deseo en esta caso en un sentido peyorativo.

[3] Tal como lo menciona Saldarriaga, en su libro Arquitectura para todos los días, la arquitectura es significada y te significa en cada momento, por ello es que, debemos ser consciente del papel social que esta desempeña.

[4] Entendiendo la memoria tal como Bergson lo menciona en su libro materia y memoria. En donde la memoria es un punto de acción del presente a partir del pasado pero con miras a un futuro, y es el cuerpo el conductor y encargado de recoger los movimientos y de transmitirlos.

[5] Recordemos que anteriormente la estética era considerada como una  contemplación del objeto [obra de arte] y es a partir de este momento en donde parte el razonamiento de lo bello; para nuestro caso la estética es considerada como una acción en donde se da el encuentro con lo otro [el espacio] y los otros [el sujeto]

Read Full Post »


SONIDO-ARQUITECTURA

Arquitecto Enrique López Navarrete. 18 11 09

Debido a que la arquitectura y la música son expresiones artísticas provenientes de aspectos mentales y emocionales creativos que deben involucrar características contextuales y socioculturales, considero de gran importancia generar distintas fuentes de entendimiento y pensamiento del entorno con una visión actual e innovadora en beneficio de la arquitectura, por lo que esta investigación intenta mostrar lo que en mí generan la música y las configuraciones sonoras que en el ambiente existen.

Los sonidos y la música son el resultado de las costumbres y características de elementos específicos de diversos contextos y grupos sociales, cuando estas expresiones acústicas (no necesariamente artísticas) se generan otorgan similitudes (formando un ciclo) a sus respectivos grupos, considerando entonces que ésta es una forma de análisis de sus funciones y actividades.

Si entendemos al espacio como un gran conjunto de diversas capas sonoras de actividades que interactúan entre sí, no podemos dejar de lado la cuestión perceptiva auditiva la cual otorga una forma distinta de entenderlo, pues genera en nosotros una gran cantidad de imágenes de distintos tipos y estas a su vez preceptos, los cuales sin duda aportarán a nuestro pensamiento como diseñadores; detecto en ellas un gran potencial como características sociales, culturales, como generadora de atmósferas similares a la arquitectura, como forma de pensamiento al reinterpretar a distintos pensadores y filósofos, y en lo personal como motivador de creatividad.

Para generar un panorama transdisciplinario también son tomadas en cuenta características acerca de los efectos fisiológicos, psicológicos y técnicos de los sonidos en donde se ha vinculado a la filosofía, psicología musical, antropología y estudios sobre acústica entre otras profesiones, así como una fuerte intención de otorgarle “espacio, tiempo y materialidad” al aspecto sonoro y poderlo vincular con mayor fuerza a la arquitectura.

Con el objetivo de diseñar y mostrar una postura personal propongo nuevos tópicos y sus significados generando de tal manera distintos tipos de imágenes sonoras: Imagen musical; por medio de la música a través de instrumentos, es subjetiva, puede remontarnos a una imagen personal pero no hace referencia especifica a algo, imagen sonora; sonido puro de un elemento en especifico, nos puede remontar a una imagen subjetiva y/o especifica, imagen oral; por medio del lenguaje oral, una palabra puede remitirnos a un sonido, es muy subjetiva, e imagen textual; no está implícito un sonido de lenguaje pero su lectura puede generarnos una referencia auditiva en nuestra mente.

HIPÓTESIS

Si los sonidos han particularizado a su entorno lo largo del tiempo, fomentando y creando inspiración en distintos movimientos artísticos y sociales entonces los sonidos y/o la música pueden ser un factor importante que detone el entendimiento del contexto, y actividades del usuario complementando el pensamiento en la interpretación de proyectos urbano arquitectónicos.


Read Full Post »


Espacio abandonado > Espacio Público

Arq. Danniela Kristhy Díaz Velasco

Abstract.

Hipótesis

Si los espacios abandonados están en un estrato olvidado de la Cd. de Méx. entonces una posible estrategia para su
reactivación sería plantear una programación de usos y actividades en éstos para emerger como una capa visible en nuestro cotidiano.

Las transformaciones que se están dando en la ciudad, (movilidad, velocidad, flujos, mutaciones) me llevan a una reflexión crítica sobre el uso indiscriminado del significado que le damos a los espacios; las condiciones urbano – arquitectónicas en las que se desarrolla nuestra supuesta vida pública, las fronteras que se han construido y nos hemos creado respecto a espacios abandonados u olvidados y la incomprensión hacía los vacíos.
Es una obsesión compulsiva relacionada con construir sin importar si es en serie; con fines sólo de delimitación, saturación y evidenciar “progresos” políticos.
La realidad se ve, presenta y representa. Una labor transdisciplinaria puede ser aplicada para abordarla,
romper con los condicionamientos de aislamiento, evitando creer que ésta se da “bajo únicamente una perspectiva”.
La realidad de estos espacios: abandonados, públicos, vacíos [los abandonados], tienen en común el olvido, en los dos últimos entra el factor temporal.
El paisaje urbano-arq de [los abandonados] puede parecer descontextualizado; sus “respiraciones atmosféricas” pueden provocarnos rechazo, tal vez no estamos acostumbrados a interactuar en ellas…y…me pregunto si acaso la ciudad de México está en una sanitarización contextual a lo homogéneo, cuando nos podemos enorgullecer de nuestro caos citadino y de nuestra heterogeneidad.
El paisaje está siendo construido de una manera que se sale en algunas ocasiones del sistema totalitario en serie y esos
intersticios, es lo que me permiten creer en la activación del abandono.  Se presentan espacios que pueden unir o separar, afectar los procesos y problemas urbanos; y en la representación es cuando intervienen los actores sociales.
Limitantes de acción hay muchos, los cuáles podrían apoderarse como trampa al pensamiento, enfatizados por las instituciones, mi postura no es dejar que esos factores terminen como un llanto nostálgico apoderado sólo por escuchar la palabra “abandono” y mandarlos al “congelador”, para olvidar que hay una acción que es
requerida para su activación; no dejarlos como meros monumentos contemplativos sin sentido ni valor ó “espacios hechizos” etiquetados con un masking tape de “uso”, para evitar protestas.

Read Full Post »


Cesar Daniel Herrera Valdez

 

Hipótesis

Si un espacio diseñado puede indirectamente influir las emociones y expresarlas en sentimientos, Entonces es posible inducir a ciertos estados emotivos y provocar sensaciones, para modificar comportamientos, en el usuario a través del espacio .

 

Objetivos Generales:

Explorar el significado e impacto de los espacios arquitectónicos, y como nos trasmite sensaciones y emociones.

Explorar las interacciones que puedan existir entre el desarrollo de espacios escénicos arquitectónicos.

 

Abstract.

 

En la búsqueda de dichas interacciones entre ambos espacios un concepto que se busca en ambas como expresiones artísticas es “trascender”. Ya sea en diferentes expresiones o tipos de lenguaje pero siempre comunicando. En el mundo actual podemos ver esta manera de trascender con un término que en las últimas 2 décadas se han usado.

 

Esto ha permitido que en muchas ocasiones se pierda dicho sentido y se generen desviadores representativos de la sociedad en búsqueda de identidades creadas o falsas. La hibridación de dichas identidades genera otro tipo de distractores sociales y permite la confusión y sobre todo la generación de escenas que en el mejor de los casos responden a las necesidades momentáneas del los usuarios-habitadores.

 

Para un mejor entendimiento de ello y su desarrollo propongo la lectura:

La arquitectura Descentrada

Marina Waisman. Argentina.

 

ABORDANDO LOS TEMAS.

HISTORICIDAD DEL CONCEPTO DE PATRIMONIO.

ORIGEN DEL CONCEPTO DE PATRIMONIO.

HISTORICIDAD DEL CONCEPTO.

LAS MODIFICACIONES Y TRANSFORMACIONES HISTÓRICAS.

LAS TRANSFORMACIONES SOCIALES

 

Donde se ingresan al campo patrimonial el tejido urbano, la arquitectura popular, la arquitectura común urbana y rural. La arquitectura industrial los ambientes urbano, Todo aquello llamado patrimonio modesto o no monumental.

Se tratan las escalas:

ESCALA INTERNACIONAL

ESCALA REGIONAL

ESCALA LOCAL

 

En América latina existe una actitud en la que la aceptación de situaciones locales no implica el rechazo de condición moderna y de valores universales.

 

EL TIEMPO Y LOS TIEMPOS

En el tiempo universal que afecta y provoca todos los fenómenos son afectados por el tiempo.

En el paradigma actual el tiempo está en toda la realidad, nada existe fuera del tiempo, cuyo transcurrir es irreversible y sigue la dirección hacia el desorden.

 

EL TIEMPO HISTÓRICO

El tiempo es tratado como una línea recta donde se van desarrollando las actividades del hombre, esta visión racionalista. En larga, media y corta duración.

 

El espacio escénico arquitectónico engloba a las tres pues posee carácter de tiempo de larga duración, de duración media con las vivencias de cada etapa de la sociedad y su cambio. Y de duración corta que son las actividades realizadas en si en cada espacio.

 

Como ejemplo de tiempo histórico de corta duración, tenemos los autos sacramentales que se representan en las iglesias, a partir de una representación y uso del espacio se genera un tiempo histórico de duración media, que va marcando a la época, y de ahí la duración larga cuando logra trascender a varias generaciones.

 

RELACIÓN ENTRE EL PATRIMONIO Y EL ENTORNO.

Debe reflejar en si rasgos de habitabilidad de la sociedad, no solo moderna sino de la creada. De lo contrario será un patrimonio mutilado y por parte puede ser tratado cómo arqueología. Es decir debe tener uso actual.

 

EL TIEMPO DE LA EXPERIENCIA.

¿Qué es la experiencia?

 

El tiempo del reloj y de la experiencia uno es el tiempo medido y el otro el tiempo vivido.

El tiempo de la experiencia es el que otorga significado al monumento.

El que lo llena de signos y representaciones de una sociedad que lo refleja en si y a la vez crea nuevos en él.

 

TIEMPO INFORMÁTICO.

Es paradójicamente un tiempo que no se despliega, que no transcurre y que parece instalado en el presente.

La dinámica del tiempo aparece suplantada por una agitación inútil. Sin motivo, su finalidad por un movimiento cuya única razón de ser es movimiento mismo.

Read Full Post »